10.DIC Sábado, 2016
Lima
Última actualización 11:17 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Vuelven a los bancos

Compartir:

Fernanda Lora

[ACTUALIZACIÓN 15:30] Marco Arenas y Fernanda Lora, considerados autores del crimen de la empresaria panadera María Rosa Castillo – madrastra del primero -, ocurrido en 2013, fueron condenados a 20 años de cárcel.

La lectura de sentencia en contra de Marco Arenas y Fernanda Lora por el asesinato de la empresaria panedera Maria Rosa Castillo fue suspendido hasta el miércoles 27 de enero. La diligencia, en principio, estaba programada para este martes a las 9:30 am.

La confrontación entre Marco Arenas y su exenamorada Fernanda Lora, audiencia que había sido programada para este viernes en el penal Piedras Gordas, fue postergada.

Cada detalle resulta ser más escabroso. El parricida confeso Marco Arenas Castillo y su enamorada, Fernanda Lora, asistieron a sus clases de baile en un local de La Molina luego de asesinar a la empresaria María Rosa Castillo.

Por temor a que atente contra su vida, agentes del INPE vigilan las 24 horas del día al parricida Marco Arenas Castillo, quien se encuentra recluido en el penal Piedras Gordas II de Ancón tras asesinar a su madre, la empresaria María Rosa Castillo.

Marco Arenas y su enamorada bailaron ‘reggaetón’ tras asesinar a empresaria

Escalofriante. Luego de matar a su madre, Marco Arenas Castillo y su enamorada, Fernanda Lora, asistieron a sus clases de baile y se divirtieron por un lapso de dos horas, contó Heriberto Redondo, el exinstructor de la pareja de asesinos.

La Policía volverá a citar a Marco Arenas Castillo (22) para que rinda su manifestación sobre la muerte de su madre, la empresaria inmobiliaria María Castillo Gonzales (56), quien el sábado último fue hallada calcinada en Manchay tras permanecer desaparecida durante cuatro días.

La Policía volverá a citar a Marco Arenas Castillo (22) para que rinda su manifestación sobre la muerte de su madre, la empresaria inmobiliaria María Castillo Gonzales (56), quien el sábado último fue hallada calcinada en Manchay tras permanecer desaparecida durante cuatro días.